Las claves para diferenciar el tinto de verano de la sangría yzaguirre

Las claves para diferenciar el tinto de verano de la sangría

¿Qué tomamos hoy, sangría o tinto de verano? Aunque a veces se confunden, son dos bebidas distintas. Las dos surgieron como una forma de soportar el calor los días más cálidos de verano, pero sus orígenes y composición no tienen nada que ver. En Sangría Mar&Sol, como expertos en sangría, te explicamos cómo se distinguen dos de las bebidas por excelencia del verano. ¡Sigue leyendo!

La base de vino es una de sus similitudes. Todo lo demás, son diferencias. Mientras que el tinto de verano es una mezcla que sólo incluye gaseosa y mucho hielo, la elaboración de la sangría es más compleja, ya que se consigue con un toque de licor, fruta cortada y azúcar. Esto hace que sus sabores no tengan nada que ver. El primero tiene un toque ácido y más alcohol, mientras que la segunda -nuestra preferida ¡claro!- es dulce y suave en boca.

No sólo para el verano

Aunque ambas nacieron con el objetivo de hacer más llevaderos los días calurosos, el tinto de verano lleva asociado a su propio nombre la estación en la que se consume. La sangría, por el contrario, es más versátil y ya se toma en cualquier época del año, quizás por la variedad de aromas y sabor que admite por las diferentes frutas que puede incluir. La base también puede cambiar y crear una bebida completamente distinta: nuestra sangría Clareaofrece matices cítricos y tropicales que se alejan de nuestra Zurra.

Orígenes inciertos

Si bien los orígenes del tinto de verano y la sangría tuvieron objetivos parecidos, las circunstancias en las que se crearon estas dos bebidas fueron distintas. La localización del primero es en Córdoba hace unos 100 años, aunque algunos apuntan que su precursor fue el vino con sifón, más antiguo. Allí, el tinto de verano se conoce como vargas. La discrepancia la encontramos en cómo apareció este nombre.

Mientras que una teoría dice que fue por el nombre del establecimiento que lo popularizó, la Venta de Vargas, otros aseguran que al principio se denominaba valgas porque el vino usado para elaborarlo era el Valdepeñas. Según esta segunda hipótesis, el nombre evolucionó hasta el actual vargas. En esa época, no era tal como lo conocemos en la actualidad, sino que en vez de hielo se usaba nieve.

En cuanto al origen de la sangría, las teorías son tres. La primera la sitúa a principios del siglo XIX, cuando los campesinos españoles mezclaban el excedente de vino con las frutas que iban a pudrirse. La segunda hipótesis es que la sangría surgió en las Antillas cuando eran colonias de Reino Unido, ya que el padre Esteban Torres definió la bebida como un “líquido inventado por los ingleses”. Esto fue en el siglo XVIII.

La teoría menos respaldada sitúa en Ecuador los inicios de la sangría. Sus adeptos defienden que la colonización española introdujo la bebida en el país. En lo que coinciden todos es en cuando se empezó a popularizar su consumo en la península ibérica: entorno a 1850.

Ahora que hemos aclarado qué diferencia el vino tinto de la sangría, elige cuál prefieres hoy y ¡disfrútala! Nosotros no tenemos ninguna duda. ¿Abrimos una Sangría Mar&Sol para comprobarlo?

Ver todos los productos de Bodega Yzaguirre

Ir a la tienda

Yzaguirre en Instagram